La sensación de estar en su lugar – Pierre Bourdieu

No Cierres los Ojos Akal argitaletxearen blogean agertutakoa.

Hijo único de una familia muy humilde (su padre era cartero), Bourdieu nació en un pequeño pueblo del suroeste francés, en 1930. Siendo estudiante, un profesor descubrió su enorme talento y le recomendó que se trasladara a París para estudiar. Tras licenciarse en filosofía en la prestigiosa École Normale Supérieure, impartió clases en la Universidad de Argel, donde fue profesor durante la guerra de Argelia (1956–1962).

En esa época llevó a cabo varios estudios etnográficos que utilizó en su primer libro, Sociología de Argelia (1958). Después de volver a Francia, se incorporó a la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París y en 1981 se convirtió en profesor del Collège de France. Pensaba que la investigación tenía que traducirse en acción, lo que le llevó a implicarse en muchas protestas políticas contra las desigualdades y la injusticia. Falleció en 2002.

La sensación de estar en su lugar

  • Enfoque: Habitus
  • Fechas clave:
  • * 1900–1920 Según Max Weber, «cabe esperar un estilo de vida específico de quienes desean pertenecer al círculo».
  • * 1934 El artículo «Les techniques du corps» del sociólogo y antropólogo francés Marcel Mauss pone los cimientos para la reelaboración del concepto de «habitus» por Pierre Bourdieu.
  • * 1966 El historiador inglés E. P. Thompson afirma que la clase es «una relación que debe encarnarse siempre en personas reales y en un contexto real».
  • * 2003 Nancy Fraser, filósofa estadounidense, asegura que en la sociedad capitalista la estructura de clase y la jerarquía de estatus no se solapan, sino que interactúan

01

De Karl Marx a Émile Durkheim, y desde Max Weber hasta Talcott Parsons, los sociólogos han tratado de comprender cómo se reproduce y perpetúa el sistema de clases sociales, considerándolo ligado estructuralmente a la economía, la propiedad y los activos financieros.

Sin embargo, en la década de 1970, Pierre Bourdieu afirmó en La distinction que la cuestión era más compleja: la clase social no se define solo por la economía, sino también «por el habitus de clase que se asocia normalmente a esta posición». El concepto de habitus procede de la escolástica medieval. Para el teólogo italiano del siglo XIII santo Tomás de Aquino, las cosas que uno desea o que le gustan y la forma de comportarse se deben a que se ve a sí mismo como un cierto tipo de persona: cada uno tiene una inclinación particular, o habitus. Bourdieu define el habitus como un conjunto de disposiciones socialmente adquiridas que mueven a los individuos a vivir de manera similar a la de otros miembros de su grupo social. Un individuo de una clase determinada «sabe» que algo es vulgar o pretencioso, mientras que a una persona de otra clase le parecerá bello o impactante. Esto se aprende en la infancia de la familia y después en la escuela de los compañeros, que enseñan al niño cómo hablar y comportarse. De esta manera, afirma Bourdieu, «el orden social se inscribe progresivamente en la mente de las personas».

Disposiciones de clase

Mientras estudiaba las divisiones sociales en la Francia de la década de 1960, Bourdieu observó que las personas de la misma clase compartían valores culturales similares. Conocían y valoraban las mismas cosas, hablaban y vestían de la misma manera y tenían los mismos gustos en materia de arte, ocio y entretenimiento. Los franceses de las clases altas disfrutaban leyendo poesía y ensayos filosóficos y políticos, asistían a funciones de teatro clásico o de vanguardia y a conciertos de música clásica, y sus actividades al aire libre preferidas eran el camping y el montañismo.

Por el contrario, las clases trabajadoras preferían leer novelas y revistas, los espectáculos de variedades, las compras y los coches de lujo. En ambos casos, el abanico de opciones era relativamente limitado y no lo determinaba el precio, sino los gustos. Si los miembros de una determinada clase, o «fracción de clase», compartían gustos era porque compartían disposiciones o habitus. De algún modo habían llegado a gustarles o no gustarles las mismas cosas. Era esta conciencia de un habitus común lo que les confería una noción clara de su posición social: «encajaban» en una u otra clase.

La construcción del habitus no se debe al individuo ni al entorno, sino a la interacción de la mente subjetiva con las estructuras y las instituciones que rodean a la persona. Los individuos nacen en un grupo social particular, definido por un estilo de vida específico, al que Bourdieu llama «habitus de grupo». Cada fracción de clase tiene un habitus de grupo que lo define y a la vez lo diferencia de todos los demás habitus de grupo de la sociedad.

El habitus de grupo también se halla inscrito en las actitudes y gestos del individuo: se puede descubrir la clase social de una persona por su forma de caminar, hablar, reír o llorar, y por todo lo que hace, piensa y dice. Por lo general, al haber nacido y crecido en un habitus de grupo particular, los individuos no suelen ser conscientes del modo en que el habitus conforma y limita su manera de pensar, actuar e interactuar con el mundo que les rodea. El habitus, como interiorización de las disposiciones del grupo al que se pertenece, aporta a cada uno una noción precisa del tipo de persona que es y de lo que deben pensar y sentir, y del modo en que deben comportarse los que son como él. El habitus proporciona a los individuos la sensación de estar en su lugar, de que su estructura interna corresponde perfectamente a la estructura de su mundo externo. Si saliera de este para aventurase en los «campos» (instituciones o estructuras) de una clase diferente, se sentirían como un pez fuera del agua, desplazados y dando constantes tropiezos.

Formas de capital

Bourdieu sostiene que el habitus de un individuo se compone de diferentes tipos y cantidades de capital (económico, cultural y social), que redefinió como «el conjunto de recursos y poder utilizables de hecho» de que dispone una persona. El capital económico se compone de los recursos monetarios y la propiedad. El capital cultural de una persona es su capacidad para «jugar al juego de la cultura»: reconocer las referencias en libros, películas y obras de teatro; saber cómo comportarse en determinadas situaciones (los modales y la conversación adecuada en la mesa); saber qué vestir, e incluso «a quién mirar por encima del hombro». Como el habitus define a una persona en cualquier situación como perteneciente a cierta clase o grupo, es esencial para marcar el orden social. Bourdieu afirma que el habitus se evidencia con frecuencia en los «juicios de gusto», emitidos sobre algo, por ejemplo una obra de arte, pero que clasifican a la persona que habla. Cuando una persona dice que un cuadro es «bonito» o lo califica de «anticuado», nos está diciendo mucho más de ella misma y de su habitus que del cuadro. Así, las personas emplean estos juicios deliberadamente con objeto de distinguirse de sus vecinos y establecer su clase.

El capital social es la red de las personas con las que se mantiene relación (amigos y colegas) y que pueden aportar poder e influencia. En la actualidad, el éxito de algunas redes sociales como Facebook y LinkedIn ilustra la importancia de esta forma de capital.

Bourdieu añade también un capital simbólico, conocido comúnmente como autoridad, fama o reputación, que es la forma conocida y reconocida por otros de los otros tipos de capital; un capital lingüístico (dominio del lenguaje, que determina quién tiene autoridad para hablar y ser escuchado) y un capital político (posición dentro del mundo de la política), como otros factores que desempeñan un papel fundamental en la clase social.

El juego social

La lucha de clases descrita exhaustivamente por Marx puede librarse a nivel individual, según Bourdieu. El individuo se desarrolla dentro de relaciones (la familia y la escuela) antes de entrar en diversos «campos» sociales (como instituciones y grupos sociales), en los cuales expresan y reproducen de forma constante su habitus. El éxito o el fracaso de los individuos en los campos en los que entran dependen de su habitus y de su capital.

Cada campo posee un conjunto de normas que refleja el habitus del grupo, hasta el punto de que se da por hecho que tales normas son de «sentido común». Las personas obtienen reconocimiento por su «capital simbólico» y su valor dentro del campo. El capital simbó- lico representa el total de todas las otras formas de capital y se refleja en el prestigio, la reputación de competencia o la posición social. A lo largo de su vida las personas ponen en juego sus diversos tipos de capital. En competencia unas contra otras, elaboran estrategias para tratar de aumentar su poder y su capital. Las formas particulares que pueden tomar estas estrategias están regidas por el habitus, pero la mayoría de las personas no son conscientes del grado en que sus actos y lo que eligen en la vida están determinados por estas disposiciones adquiridas.

La posibilidad de cambio

Bourdieu, al admitir que el capital cultural está tan sólidamente cimentado sobre el habitus constantemente reproducido que todos llevamos interiorizado, es más bien pesimista respecto a las posibilidades de movilidad social. Sin embargo, el habitus es susceptible de cambio por efecto de diversas fuerzas dentro del campo. La interacción de instituciones e individuos normalmente refuerza las ideas existentes, pero es posible que una persona de clase social baja adquiera capital cultural, por ejemplo, si se le facilita el acceso a una buena escuela. Esto a su vez puede aumentar su capital económico y permitirle enviar a sus hijos a escuelas privadas, de manera que estos tendrán la oportunidad de gozar de un mayor capital económico y cultural y de un habitus diferente. Bourdieu sostiene que todas las formas del capital están interrelacionadas: las personas convierten su capital económico en capital cultural y social con el fin de mejorar sus perspectivas de vida.

El habitus analizado por Bourdieu ha tenido un enorme impacto en el debate sociológico de las últimas décadas. Refleja hasta qué punto las estructuras y los procesos sociales impersonales influyen en las que se suponen disposiciones personales singulares y reúne percepciones de varios pensadores destacados en un único concepto compacto y versátil.

Advertisements

Endika -ri buruz

Endika naiz, eta ekonomian lizentziatu naizenetik, ogibide ezberdinak izan ditut, beti hezkuntza eta ekonomia arloen inguruan. Autogestioa/autoeraketa, enpresen berreskurapena, hauetan partehartzea eta alternatiba ekonomikoetan interesaturik, gizarte ekonomian, globalizazioa eta enpresa kooperatibetan aditua naiz.
Post hau Orotarikoa atalean publikatu zen. Gogokoetara gehitzeko lotura iraunkorra.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s